¿Te pasa que tus hijos despiertan más unos días y otros duermen mejor ?

¿Te sientes cómo una mamá Zoombi que sobrevive la crianza en lugar de disfrutarla?

¿Todo el mundo te dice que le quites el pecho / le enseñes a dormir solo para que ambos logren dormir?

Tú sabes que tu leche es lo mejor para tu bebé.

Es el mejor alimento para el cuerpo y para el corazón.

Reconoces que te necesitan tener cerca y es lo que tu instinto te pide.

¡Y tu cuerpo/mente te pide a gritos dormir!

Entonces…

¿Hay solución?

¡Si hay solución!

Tu bebé puede dormir bien, con amor y respeto, continuando con la lactancia materna.

Ya qué, contrario a lo que te han dicho:

Todos los bebés pueden dormir bien.😴

Sin importar:
❌ Su edad ni madurez.
❌ Si toma leche de mamá o de la botella.
❌ Si duerme con mamá, papá, al lado de tu cama o en una cuna.
❌ Si duerme con el pecho, arrullado o solito.

Y muy importante:
❌ Sin llorar.
❌ Sin enseñarlo a dormir.
❌ Sin separación.
✅ Con seguridad, amor y conexión.
✅ Conociendo y satisfaciendo sus necesidades físicas y emocionales.

¿Quieres saber de que sí depende que tu bebé/niño duerma bien?

¿Te gustaría conocer los pasos para que pueda dormir bien siempre?

Entonces no te puedes perder el Taller Gratuito:

Es hora de dormir.

Los días 27 y 29 de Septiembre, 1 y 4 de Octubre, sí, ¡son 4 clases!

Compartiré contigo una nueva forma de dormir y de ayudar a tus pequeños a dormir bien siempre.

Te enseñaré a encontrar el ritmo de horarios de sueño, ritmos y rutinas con los que tus hijos duerme bien de día y de noche, sin necesidad de enseñarlos a dormir ni cambiar la forma en la que los duermes, siempre desde el amor y la seguridad.

Te comparto las experiencias de las familias:

Hola, soy Marina

Tu asesora de sueño infantil, que te acompañará y ayudará en tu camino a mejores noche y muy buenos días.

Soy, química fármaco-bióloga, ingeniera química, naturópata, nutrióloga, madre y la creadora del
Sistema Integral de Bienestar Xanababy.

Yo no lo sabía, pero la historia de Xanababy empezó el día que me convertí en madre por primera vez.

Dí a luz a mi hijo Leonardo en Inglaterra, fuera de mi terruño mexicano y lejos de mi familia extendida.

Había leído un montón de libros de maternidad y practicado con los bebés de mi familia y amistades.

Mi experiencia de madre primeriza me demostró que la teoría luce muy bonita en los libros, pero la realidad te aplasta.

Aunque al principio mi niño dormía bien, eso cambió de repente.

Experimenté en carne propia lo que significa deambular como zombie durante el día porque mi hijo no dormía nada de noche.

Fueron meses en los que leí a todos los gurús de sueño infantil, seguí todos los consejos y métodos.

Lo probé todo; desde dejarlo llorar como lo dice Estivill hasta estar pegada cada segundo a mi pequeño como el método de crianza respetuosa lo exige.

Me sentía una mala madre. Parecía que todos los niños dormían como angelitos, menos el mío.

Fue una época muy dura en la que me sentía y lo estaba pasando fatal.

Se me olvidaban las cosas, no podía concentrarme, andaba de mal humor todo el tiempo y no disfrutaba de mi bebé.

Un día, cuando peor me encontraba, recordé que mi madre, quien murió en un accidente de tránsito fatal por quedarse dormida al volante, había mostrado semanas antes del accidente los mismos síntomas que yo tenía.

Como científica, supe que había tocado fondo y era el momento de buscar una solución definitiva.

Una solución inteligente, única y diferente.

Dado que ya había probado de todo, y nada funcionó, decidí crear mi propia solución, desde un enfoque muy diferente a todo lo que ya había en el mercado.

Una solución con base en algo que yo conocía muy bien: el método científico.

Y así, desarrollé un método propio, inspirado en el modelo matemático, basado en el el ritmo biológico y el cansancio para determinar la hora exacta y cantidad de sueño que necesitaba mi hijo para dormir bien.

Suena sencillo, pero perfeccionar el modelo, diseñar la app y ponerla en el mercado, ha sido un largo viaje de 8 años que aún no termina.

Soy la mujer más feliz del mundo cuando los papás y mamás de la comunidad me cuentan que han vuelto a soñar, que están gozando más su maternidad; y que se sienten mejor que nunca, creando equilibrio y más unión en su familia.

Me siento muy satisfecha de contribuir con el sistema Xanababy al bienestar y la unión familiar a través de un método integral de sueño infantil que fomenta la creación de lazos emocionales y respeta las necesidades del niño y de los padres.

Las familias dicen que es magia, yo le llamo algoritmo.

Un algoritmo con alma y corazón
que traerá a tu familia
noches de sueños felices y días llenos de alegría.

COPYRIGHT © 2022 Marina Ametller Raventos